Historia



El origen de la Comparsa de Zíngaros se remonta a 1948, cuando las fiestas de Moros y Cristianos de Elda ya llevaban tres años en marcha. En este año se produjo el cambio de fechas de celebración, de enero a finales de mayo o principios de junio.

Este importante cambio en las fechas, alentó a un grupo de jóvenes a tomar la iniciativa de crear la que hoy es nuestra comparsa, La Comparsa de Zíngaros de Elda.

 



La fuente de inspiración la encontraron en el vestíbulo del Teatro Castelar, donde estaban colocados los afiches de la película “Un par de gitanos“ (no de “Fray Diábolo” como mucha gente cree) y cuyas estrellas principales eran el actor estadounidense Oliver Hardy y el actor inglés Stan Laurel, más conocidos como el dúo cómico de “el Gordo y el Flaco".

Los protagonistas llevaban un vestuario normal, pero el resto de actores lucían unos trajes inspirados en los pueblos nómadas del centro de Europa, en cuyo cartel anunciador se veía una espléndida zíngara y un carromato que parecía producto de un sueño fantástico. A todos les gusto la idea y decidieron que esa sería su comparsa.

 

 

 

El primer escollo serio lo tuvieron cuando presentaron la idea ante la Junta Central de Comparsas para obtener su visto bueno. Durante dos años, esta Junta  había recibido propuestas para todos los gustos, algunas no llegaron a cuajar, pero los Zíngaros estaban empeñados en seguir adelante. Parte de los miembros de dicha Junta estaban en contra, ya que no existía nada parecido en otras fiestas y no tenían punto de referencia sobre si aceptarla o no. En cambio, a otros, les pareció atractiva la idea y apostaron por el sí.

Con los carteles de la película bajo el brazo se marcharon a Alicante, al taller de Tomás Valcárcel, para que les hiciera diseños y complementos.

 

 

 

Una vez conseguido el  traje con el que desfilar se prepararon para hacer lo propio con el carromato, que durante años sería inseparable de la comparsa para delicia de los niños. Utilizaron un carro al que le cambiaron la caja superior por otra inspirada en los carromatos zíngaros que habían visto en las películas y que utilizaban estas etnias para desplazarse en sus interminables viajes.

En Enero de 1948, coincidiendo con la festividad de San Antón, tuvo lugar la bendición de la Bandera y ese mismo año, se dispusieron a debutar, en su primer desfile, con los 25 primeros festeros zíngaros acompañados por la banda de música de Petrer. Con ellos llegaría un sonido inconfundible y ya inseparable de las Fiestas de Moros y Cristianos de Elda, los cascabeles.

 

 

 

El primer cuartelillo, situado junto al Casino Eldense, permitió conocer la pieza musical “Alma de Dios” interpretada por un violinista de la orquesta que amenizaba las fiestas. Más tarde se le puso letra a esa pieza, pasando a ser nuestra “Alma Zíngara”.

El clima de diversión que se respiraba ya en esta Comparsa, entusiasmaba a grandes y pequeños, fomentando el crecimiento de comparsistas. En el afán de algunos miembros de las escuadras por estar más cerca de la música, comenzaron a adelantarse o atrasarse y, casi de una manera imperceptible, nació una forma de desfilar especial y característica, el Mogollón.

 

 

La Comparsa ha ido creciendo en componentes, en alegría y en vistosidad, evolucionando y adaptándose a los nuevos tiempos, incorporando a los bloques ya existentes de Mogollón y Escuadra, los de Escuadrón, Bloque de Retreta y su grupo musical, la Fanfarria Zíngara.

 

 

El 11 de enero de 2003 se inauguró el “Zeta”, en la actualidad sede oficial de nuestra Comparsa. Hasta este momento no habíamos tenido un cuartelillo estable, haciendo honor a nuestro heredado carácter nómada, como queda recogido en el logo que hay bajo el gran lucernario de su salón principal:



“Nunca corazón errante

tuvo casa en que vivir. 

Zíngaro de mil caminos,

entre estas nobles paredes

podrás detener tu paso y,

al son de alegres violines,

cantar, bailar y reír.”